Aprendiendo a programar con robots

(Foto Kuumita)

Ya hemos visto como la robótica tiene muchos beneficios para la educación de los más pequeños y, también, para la enseñanza de alumnos con distintas capacidades. Pero el primer paso para poder trabajar con robots es saber cómo programarlos.

No es difícil que los niños de hoy en día encuentren interesante la programación, ya que han nacido con la informática en casa. Además de que cada vez se está extendiendo más el uso de robots y de las tecnologías en el día a día es una de las competencias que no puede faltar en los currículos estudiantiles. Es el futuro.

Robots para iniciarse de forma gradual

Existen diferentes tipos de kits de programación y robots para que los niños puedan dar sus primeros pasos en este campo. Vamos a centrar el tema de hoy, precisamente en ellos.

Kumiita es uno de los robots adecuados para niños de entre 0 y 3 años, ya que enseña los primeros patrones lógicos al bebé, aunque todavía no sepa hablar. Tiene un diseño muy sencillo y ergonómico y mediante puzzles, los niños deben resolver diferentes desafíos.

Con él tienen que ordenar los pictogramas hasta formar un circuito que el robot recorrerá una vez se haya puesto en la casilla de salida. Si emite un sonido, es que ese patrón lógico es incorrecto y el niño lo tiene que solucionar. El robot se mueve mediante las instrucciones que están en el dibujo del panel y que pueden ser desde girar a emitir luces y sonidos.

Existen hasta 40 instrucciones diferentes que incluyen la ficha de salida y llegada y fichas de diferentes movimientos, sonidos, animales e instrumentos entre otros.

Otro de los robots disponibles para que los más pequeños aprendan a programar es Albert. Es un robot muy sencillo que guarda un gran parecido a un pingüino con ojos saltones y que se puede customizar (poner pelucas, cambiar el color de su cuerpo…).

Para poder programarlo de forma sencilla hace falta comprar el Smart Robot Coding School, que contiene 56 cartas. El mecanismo es muy parecido a Kumiita, con la diferencia de que puede emitir sonidos que previamente el niño haya grabado con él. Eso sí, las instrucciones están en inglés.

Robots y kits de robótica para jóvenes

Lego siempre ha destacado por ir un paso adelante en la combinación de tecnología y educación con diversión. El kit de robótica Lego WeDo permite construir hasta 12 modelos de robot con motor mediante las atractivas piezas de bloques: pueden ser un avión de rescate, un león, un cocodrilo hambriento o un portero de fútbol. Al conectarse al ordenador mediante un puerto USB se pueden programar de forma visual, muy sencilla e intuitiva. Además de mejorar aspectos como la lógica y las matemáticas, los niños pueden desarrollar su capacidad inventiva y su creatividad.

Robotis Dream es un kit de robótica que consta de 4 niveles y a través de ellos el niño puede ir evolucionando en programación. El primer nivel, el de iniciación, ayuda a los niños a saber cómo se monta un robot. Mediante sencillas piezas de plástico y sus amarres, los niños conseguirán construir una figura sencilla robótica y darle movimiento, mientras exploran conceptos como la electricidad o el centro de gravedad. Pueden realizar figuras de distintos dinosaurios, animales y objetos como molinos de viento.

En los siguientes niveles, hasta alcanzar el último, los niños van adentrándose en el mundo de la física. En el segundo nivel, al que sólo pueden pasar si han completado el primero, aprenden nociones como velocidad y las fuerzas que se necesitan para poner en movimiento un objeto. Con cada nivel, también se incrementa la complejidad del material técnico que se utiliza para el montaje de los robots.

En el tercer módulo, es cuando los niños se meten de lleno en el mundo de la programación hasta lograr que el robot sea programado para seguir sus órdenes. En el cuarto nivel, los nuevos profesionales de la robótica pueden aprender a construir un robot complejo e incluso pueden inscribirlo en competiciones.

(Foto Kuumita)

Dash y Dot. Son dos simpáticos robots, dotados de aspecto marciano, con los que los niños se comunican a través de cuatro aplicaciones gratuitas. Realiza movimientos básicos para que los más pequeños puedan jugar con él, como por ejemplo cambiar de color las luces, grabar sonidos o componer música con la App Xylo. La batería se recarga de forma muy sencilla, mediante USB, y tiene una duración de 5 horas.

Una de las aplicaciones, Path, permite a los niños que construyan rutas y ordenen diferentes direcciones para que el robot se mueva o realice ciertas acciones; aunque sin duda, la aplicación más interesante para iniciarse en el mundo de la programación es Blocky, que da la opción de poder programar a Dash y Dot mediante un puzle donde se encuentran las acciones ya preestablecidas, y sólo hay que combinarlas en una pantalla de forma que la programación se hace de una forma visible; también se puede programar sus movimientos de forma creativa sin guión previo.

Si quieres que tus alumnos aprendan a programar, ponte en contacto con nosotros y te informaremos sobre las nuevas tecnologías para aplicar en el aula o te orientaremos sobre las actividades que puedes realizar con este tipo de robots.

You Might Also Like

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>