La educación para hacer frente a los robots

Habremos visto y leído numerosos reportajes, películas y libros sobre la suplantación de los humanos por parte de los robots en diferentes ámbitos de la vida. Uno de los artículos que menciona este tema lo encontramos en el Financial Times. Su autora, Sarah O´Connor (curioso que se haya puesto el mismo nombre que el personaje de la película Terminator. Un film de los años 90, que también hablaba de la guerra entre máquinas y hombre), basándose en las predicciones de varios economistas, considera que en muchos de los trabajos, hasta ahora ocupados por los humanos, serán susceptibles de ser reemplazados por máquinas o robots. Para poder hacer frente a esta situación, la autora considera que el reto está en implantar en los más jóvenes una adecuada educación. De esta forma, las personas, a diferencia de las máquinas, pueden aportar otros valores a esta sociedad.

Pero ¿qué nos puede diferenciar? ¿La educación cómo nos podría ayudar? A continuación mencionaremos algunos valores y aspectos que la educación puede impulsar en los más jóvenes, aportando un valor añadido a los seres humanos frente a los robots.

La educación como fuente de valor

Parece ser que no es la primera vez que varios economistas, autores y profesores han visto en la educación la pieza fundamental para hacer frente a la ola de la automatización. En este artículo se menciona que, a principios del siglo XX, con la llegada de esta nueva era robótica, muchas de las políticas del mundo decidieron impulsar la educación. Consideraron que la mente humana sería capaz de hacer frente a los robots que iban surgiendo y así ha sido.

En la actualidad nos encontramos en una situación parecida. Pero los nuevos instrumentos tecnológicos son más sofisticados y hábiles. Para ello, la educación es fundamental. A continuación, mencionaremos algunos valores que podemos aprender desde jóvenes.

  • Ser creativos: es una característica muy humana. Es decir, el cerebro está preparado para innovar, cambiar e imaginar. Gracias a la educación, a los más jóvenes podemos ayudarles a fomentar la creatividad en las aulas o en los hogares. Por el momento, los robots no son capaces de ser creativos.

  • Ser amables o empáticos: “saber ponerse en el lugar de otra persona”. Es una frase que define la empatía y los nuevos instrumentos tecnológicos no son personas. Desde los primeros años y gracias a la educación, los profesores tienen que saber proyectar en las aulas la empatía. Intentar comprender, escuchar y ser amable con las otras personas, es algo que podemos aprender desde muy jóvenes. En el futuro será un aspecto fundamental y por supuesto es un valor añadido a cualquier maquinaria.

  • Reforzar las habilidades que tenemos: tal y como señala en el artículo antes mencionado, hay que recordar las habilidades básicas como son la lectura, la escritura o las matemáticas. Si se les inculca estos valores a los jóvenes, en el futuro serán personas curiosas, con carácter innovador y creativo.

  • Trabajo en equipo, solidaridad, esfuerzo, etc: son características que en los colegios podemos fomentar entre el alumnado. Ningún robot puede trabajar en equipo, ya que una máquina está preparada y concebida para ser un objeto que realice por sí sola su función. La solidaridad y el esfuerzo son dos valores que se van formando a través de la experiencia de la vida y que en edad adulta son fundamentales para ser un buen trabajador y persona.

Por tanto, la educación es la vía que puede ayudar a que los más pequeños de hoy, en el futuro sean unos trabajadores adaptados a la sociedad y a la era tecnológica que les tocará vivir. Tal y como hemos mencionado, seres adaptados. No hay que olvidar que los robots sí o sí van a estar ahí y por tanto, debemos amoldarnos y ser conscientes de todos los aspectos positivos que traen consigo.

Desde Habilitas, apoyamos una educación integradora de los valores arriba mencionados y del uso de los robots y las nuevas tecnologías como herramienta de aprendizaje.

La importancia de la robótica

Desde la etapa más temprana, además de fomentar la empatía, la curiosidad, la escritura, etc. Debemos estimular a los más pequeños con la robótica y los lenguajes de programación. No sólo para que vayan relacionándose con las nuevas tecnologías, sino también para que fomenten habilidades como: potenciar la lógica intuitiva, capacidad para resolver problemas e investigar, comprender los lenguajes de programación, ser autónomos, etc.

Por tanto, podemos decir que el hecho de trabajar con robots es un factor positivo. La clave es fomentar una educación que integre los dos conceptos (robótica y habilidades humanas). Una sin el otro y el otro sin la una, es algo difícil de concebir.

El planteamiento de los educadores debería ser ¿cómo integro ambas corrientes? Desde Habilitas podemos ayudarte y ofrecer todo el apoyo y consejos para que los más pequeños puedan tener la mejor educación para el hoy y el mañana.

Guardar

Guardar

You Might Also Like

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>