Nuevas tecnologías: herramientas contra el abandono escolar

Tal y como afirmó Albert Einstein, “Si queremos resultados distintos, hemos de hacer cosas distintas”. Sin duda, una frase muy apropiada para hablar del reto de hacer frente al abandono escolar, que, en lo que a España se refiere, es un asunto más que preocupante.

Según recoge el informe de la Comisión Europea “Monitor de la Educación y la Formación de 2016-España” en nuestro país hay una tasa de abandono escolar del 20%. Un porcentaje que, si bien ha disminuido desde el 2014, cuando se situaba en el 21,9%, supera con creces lo marcado por la Unión Europea en 2020, que es del 15%.

La frase mencionada por el científico nos tiene que hacer reflexionar sobre qué estrategias y medios debemos poner en marcha para que el fracaso escolar disminuya. Dentro de las diferentes herramientas, metodologías, estrategias y técnicas que los expertos consideran como útiles se encuentra el uso de las nuevas tecnologías en los centros educativos.

En este sentido, el Gobierno está implantando un plan desde el año 2013, cuya duración está prevista hasta 2020. La idea es que, durante estos 7 años (y ya sólo nos quedan 3), diferentes agentes relacionados con el sistema educativo propongan medidas y programas específicos para hacer frente al fracaso escolar.

Además de las medidas que se pueden tomar desde las instituciones, desde el entorno más cercano al alumno también se puede intentar evitar el abandono de los estudios. Así, lo señala en su artículo ‘Fracaso escolar y TIC‘, Rodrigo Ferrer García, profesor de la Escuela de Magisterio (ESCUNI): “un entorno sociocultural alto, que apueste por la educación, la pertenencia a una familia que se implique, lograr un centro escolar que promueva la participación y autonomía del estudiante. Además, que el propio alumno tenga interés y motivación” son condiciones que evitarían en un alto porcentaje el abandono escolar.

¿Por qué las TIC para hacer frente al abandono escolar?

Además de intentar rodear a los más jóvenes de las condiciones arriba mencionadas por Rodrigo Ferrer, el uso de las nuevas tecnologías en las aulas podría evitar el fracaso escolar y es que son varias las ventajas de utilizar las TIC en los colegios, tal y como se recoge en el II Estudio sobre el uso de la tecnología en el aula, realizado por la compañía Blinklearning:

  • El uso de las nuevas tecnologías hace que aumente la motivación en el alumnado.

  • Gracias a las TIC, los estudiantes pueden acceder a contenidos más interactivos y entretenidos. De esta forma pueden aprender, no sólo con los libros de texto (cada vez menos empleados), sino también de una forma más creativa.

  • El hecho de utilizar las herramientas digitales permite que los estudiantes se vayan preparando a un entorno en el que el uso de la tecnología es habitual.

  • Además, gracias a los recursos tecnológicos se favorece la comunicación entre el educador y el alumno.

No sólo estas herramientas digitales ayudan al estudiante, el profesor se puede servir de ellas para crear y difundir contenidos propios y enseñar de una forma más personalizada, en función de las necesidades de cada alumno.

El estudio de Blinklearning, para el que se ha sondeado a más de 740 docentes de España y Latinoamérica, concluye que la motivación de los jóvenes por el uso de las nuevas tecnologías es alta (60%). Por tanto, la utilización de las mismas ayudaría a evitar la sensación de frustración y desmotivación y, como consecuencia de ello, la probabilidad de abandono escolar también se vería reducida.

Desde Habilitas, como empresa que aplica las nuevas tecnologías en las aulas para fomentar las competencias digitales y otras habilidades en los más jóvenes, consideramos que también son un medio para prevenir o evitar el fracaso escolar. Pero, ¿qué TIC´s podemos utilizar en las aulas?

Recursos tecnológicos para evitar el abandono escolar

Para evitar el aburrimiento, hacer que el alumno se sienta involucrado y autónomo en la tarea que realiza o el hecho de trabajar en equipo son acciones que debemos tener en cuenta para evitar el fracaso escolar. Para ello nos podemos servir de algunas TIC en las aulas como las siguientes:

  • JCLIC o Hot Potatoes son dos software educativos que ayudan a aprender jugando. En este punto, hay que señalar que la robótica educativa es un buen aliado para divertirse aprendiendo. Si quieres aplicarla en tu escuela, sólo tienes que llamarnos y te informaremos sin compromiso.

  • Gracias a las TIC se pueden hacer diferentes proyectos en los que se tenga que trabajar en equipo, como la realización de vídeos o presentaciones utilizando programas informáticos novedosos. Proyectos de clase como Eduteka.org, que permite hacer diferentes tareas en las aulas y ofrece diferentes recursos tecnológicos, es otra opción.

  • Crear un blog, una web o una plataforma virtual es una buena manera de fomentar la comunicación entre el profesor y el alumno. También estos recursos permiten a los más jóvenes expresarse, además de involucrarse en algo que les gustará y que, en su día a día o en su próximo futuro laboral, van a emplear.

Estos son solo algunos ejemplos de las nuevas tecnologías que pueden ser utilizadas como prevención al fracaso escolar. La idea es que si queremos que cambie esta tasa, tendríamos que poner remedio e implantar nuevas metodologías y herramientas en las aulas. Tal y como dijo Einstein, “Si hacemos cosas distintas, el resultado variará”.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>