La robótica puede ser maravillosamente humana

Mucho ha cambiado -o muy poco, según se mire- el concepto que los adultos tenemos de lo que es un robot desde aquellos envejecidos ideales de escritores como Isaac Asimov. Los androides, autómatas y las máquinas autónomas se han convertido durante décadas en los grandes protagonistas del género de la ciencia ficción, abordando materias como la inteligencia artificial o la conciencia. En cuanto escuchamos la palabra “robot” pensamos en un sinfín de nombres apocalípticos, futuristas o divertidos propios de distopías increíbles: C3PO, Terminator, Wall-E, Cortocircuito, Robocop, los replicantes de Blade Runner, los Transformers o hasta el inspector Gadget, por citar a los más famosos.

Metrópolis

Metrópolis, de Fritz Lang (1927).

No obstante, los niños tienen la oportunidad de asimilar con mucha más facilidad que los robots existen y viven con nosotros. Es más, deberían aprender que los hacemos nosotros, y que muchas veces los hacemos con una finalidad maravillosa. Aunque algunos de los ejemplos que ponemos a continuación corresponden a robótica avanzada y experimental, los niños del siglo XXI pueden empezar a dar pasos en talleres como los que esta semana arrancan en el Parque de las Ciencias de Granada. Este es nuestro ‘top 5’ de casos robóticos reales que nos devuelven la fe en la tecnología.

1. Termes Project

Lo que hace el Instituto Wyss en la Universidad de Harvard es alucinante. Se inspiran en animales y plantas para crear sistemas mecánicos y robóticos que funcionen siguiendo el orden lógico de la naturaleza. Los Termes son pequeños autómatas inspirados en las termitas que sin ningún tipo de control a distancia ni instrucciones fijas pueden por sí mismos construir estructuras complejas. Su aplicación en el mundo de la construcción es muy prometedor.

2. Robot de rescate Darpa

Si lo que hace el Instituto Wyss es importante, no lo es menos lo que hace Boston Dynamics, una empresa que pertenece a Google desde 2013 -y los de Google saben lo que compran-. Quizás os suenen los primeros perros robot (BigDog) o el robot corredor Cheetah. Pero es en el humanoide Atlas en el que han invertido todos sus descubrimientos, en particular para la colaboración con DARPA -una agencia gubernamental estadounidense de Defensa- para crear un robot capaz de realizar rescates y tareas de exploración en casos de desastre humano o natural -por ejemplo, un accidente en una central nuclear como el de Fukushima-. Se llama Petman, y esperamos que su aplicación militar esté siempre por debajo de su aplicación humanitaria.

3.  Un avatar para ir a clase virtualmente

Las nuevas tecnologías ya estaban muy cerca de conseguir lo que ha lanzado la empresa V-Go y que ha venido a llamar “telepresencia”. Con sus robots, los niños que están enfermos y en reposo o ingresados en hospitales pueden ir a la escuela, atender a las clases, responder a preguntas y moverse por el colegio en directo. Además de ser práctico, supone un refuerzo psicológico para niños que pueden estar largas temporadas sin ver a sus amigos.

4. Medi, el robot cuidador

Medi es mucho más que un juguete. Ayuda a hacer más llevadero el dolor de los niños ingresados en el hospital infantil de Alberta (Canadá). En cierto modo y sin fantasía de por medio, recuerda mucho al Baymax de la reciente ‘Big Hero 6’. Por alguna razón, los niños prefieren interactuar con él.

5. El brazo de Iron Man

Esta última referencia tiene su parte de ficción… Pero es una historia maravillosa. El actor Robert Downey Jr. interpreta en distintas películas al ingeniero millonario que crea y conduce el traje biónico de Iron Man. Y se prestó a meterse dentro del papel para regalarle a un niño de verdad, con una enfermedad congénita que le hace tener un brazo sin desarrollar, un brazo ortopédico como el de Iron Man. En realidad, el auténtico protagonista se llama Albert Manero, que fabrica y dona prótesis biónicas a niños de todo el mundo y que consiguió la implicación del actor para este caso. La cara del niño interactuando con su héroe de las películas no tiene precio…

 

You Might Also Like

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>